Mi aire acondicionado no enfría como antes: ¿qué hago?

¿Te has dado cuenta de que tu aire acondicionado ya no enfría como solía hacerlo? No te preocupes, no estás solo en esto. Sigue leyendo y te contaremos todo lo que necesitas saber para solucionar este problema común. ¡Seguro que aquí encontrarás la solución que buscas!

 

¿Por qué deja de enfriar un aire acondicionado?

Si tu aire acondicionado ha dejado de enfriar, puede ser por varias razones.

Primero, puede ser que el filtro esté demasiado sucio. Si no lo has limpiado en un buen tiempo, se puede acumular polvo y suciedad, lo cual hace que el aire no circule bien.

Otra razón podría ser que el gas refrigerante se ha agotado. Este es el líquido que se encarga de enfriar el aire y si se acaba, pues el aire acondicionado no puede hacer su trabajo.

Además, también puede ser que algún componente interno esté dañado o roto. Como cualquier otro aparato, los aires acondicionados tienen piezas que pueden desgastarse con el tiempo.

Por último, si tu aire acondicionado es muy viejo, puede que simplemente ya no funcione como antes. Como todo, los aires acondicionados tienen una vida útil y después de cierto tiempo, ya no rinden igual.

 

¿Cómo saber si el aire acondicionado está funcionando bien?

Bueno, para saber si tu aire acondicionado está funcionando como debería, hay varias cosas que puedes comprobar. Lo primero es comprobar si está enfriando bien. Si notas que no enfría tanto como antes, puede que tenga algún problema. También puedes revisar si hace mucho ruido o si gotea agua, eso tampoco es normal.

Además, si notas que consume mucha energía, es posible que algo no vaya bien. Los aires acondicionados modernos son bastante eficientes en términos de energía, así que si tu factura de la luz se dispara, podría ser un indicativo de que algo no está funcionando bien.

 

¿Cómo saber si le hace falta gas al aire acondicionado?

Bueno, mira, hay varias señales que te pueden chivar si tu aire acondicionado necesita un poco más de gas. La más obvia es si notas que ya no enfría tanto como antes. Si tenías que ponerlo a 24 grados para estar fresquito y ahora tienes que bajarlo a 18 y aún así no notas mucho cambio, puede que le falte gas.

Otra pista puede ser el ruido. Si escuchas un sonido como de burbujeo o de agua corriendo, podría ser que el gas no está circulando correctamente.

Además, si te das cuenta de que la unidad exterior está congelada, eso es otra señal de alarma. Normalmente, cuando el aire acondicionado no tiene suficiente gas, puede congelarse y dejar de funcionar correctamente.

Por último, si tienes un contador de energía y ves que el consumo se ha disparado, puede ser que el aire acondicionado esté trabajando más de lo normal para compensar la falta de gas.

En cualquier caso, te aconsejo que llames a un profesional si sospechas que algo no va bien. Mejor prevenir que curar, ¿no crees? Y recuerda, el gas del aire acondicionado no es algo con lo que debas trastear si no sabes lo que haces. Mejor dejarlo en manos de quienes saben.

 

En resumidas cuentas, si vuestro aire acondicionado no está enfriando como antes, lo primero que debéis hacer es comprobar si necesita una buena limpieza, revisar los filtros, el termostato, la carga de gas… Si después de todo eso sigue sin ir bien, probablemente toque llamar a un profesional.

 

Deja un comentario