¿Cómo llega el plástico a los océanos?

¿Te has preguntado alguna vez cómo demonios llega tanto plástico a nuestros océanos? Pues resulta que entre descuidos, malos hábitos y falta de conciencia, los humanos somos los culpables. Pero, ¿quieres saber más? Pues sigue leyendo, te va a sorprender lo que descubras.

 

¿Por qué la basura llega al océano?

La razón principal es que muchas veces la gente tira la basura en la calle o en lugares no adecuados. Cuando llueve, esta basura es arrastrada hasta los ríos y de ahí acaba en los océanos. También, en muchos lugares no hay un buen sistema de recogida de residuos, por lo que la basura se acumula y acaba llegando al mar.

Además, hay que tener en cuenta que muchos de los productos que usamos a diario, como bolsas de plástico o botellas, pueden tardar cientos de años en descomponerse. Por eso, aunque parezca que desaparecen, en realidad solo se están acumulando en el océano.

 

¿Qué sucede con el plástico cuando llega a los mares y océanos?

 

 

Cuando el plástico llega al mar, no se descompone fácilmente. Es más, tarda un montón de años en hacerlo. Mientras tanto, se va desintegrando en partículas más pequeñas, que son las que llamamos microplásticos. Estos, al ser tan chiquitines, los animales marinos los pueden confundir con comida y se los tragan, lo que les provoca un montón de problemas de salud. Además, los peces y otros animales que se comen estos microplásticos, luego pueden acabar en nuestro plato, por lo que nosotros también podemos acabar ingiriendo estos plásticos. Un lío, vamos.

Y, por si fuera poco, el plástico también puede entrelazarse con los animales, perjudicándoles e incluso llegando a matarles. Por eso es tan importante que intentemos reducir nuestro consumo de plástico y reciclarlo siempre que podamos.

Sí tenéis una hora libre os aconsejo que veáis el documental que os he dejado más arriba para profundizar más en este problema.

 

¿Cómo contamina el plástico a los ríos?

El plástico es un verdadero problemón para nuestros ríos. Y te preguntarás, ¿pero cómo puede ser eso? Bueno, es que cuando tiramos plástico a la basura, hay veces que, en lugar de ir a parar a un vertedero o a una planta de reciclaje, acaba en nuestros ríos.

¿Cómo es eso posible? Pues hay varias formas. Una de ellas es a través de las lluvias, que arrastran los plásticos que están en la superficie y los llevan hasta los ríos. Otra es a través de los vientos, que pueden llevar los plásticos hasta los ríos. Y otra forma es a través de los drenajes, que pueden llevar los plásticos hasta los ríos.

 

 

Una vez en el río, los plásticos causan un montón de problemas. Para empezar, pueden atrapar a los peces y a otras criaturas que viven en el río. Además, los plásticos se descomponen muy lentamente, así que pueden estar en el río durante años, incluso décadas, contaminándolo.

Y eso no es todo. Los plásticos también pueden liberar sustancias tóxicas al río. Estas sustancias pueden ser peligrosas para los seres vivos que habitan en el río y también para nosotros, que podemos beber esa agua o comer pescado que ha estado en contacto con esas sustancias.

Así que ya ves, el plástico es un verdadero enemigo para nuestros ríos. Y lo peor es que, muchas veces, somos nosotros mismos los que estamos provocando este problema. Por eso, es importante que hagamos todo lo posible por reducir el uso de plásticos y por reciclarlos correctamente.

 

En resumen, el plástico llega a los océanos principalmente por la acción humana, a través de la basura que se tira en las playas, los ríos y directamente en el mar. También se lleva hasta allí por el viento y la lluvia, y a través de los sistemas de alcantarillado. Esto tiene consecuencias muy serias para la vida marina y, en última instancia, para nosotros también. Es un tema que nos debería preocupar a todos, y tenemos que tomar medidas para evitarlo. ¿Y a ti, qué te parece? ¿Qué crees que podríamos hacer para solucionar este problema? ¡Déjanos tus ideas en los comentarios!

 

Deja un comentario